CONTACTO | AVISO LEGAL | SITE MAP | PUBLICITE

  Guía de la Seguridad.com | Servicios de Vigilancia y Seguridad Privada

 

 
 

Guia de la Seguridad | Servicio de Vigilancia y Seguridad Privada

 
Guia de la Seguridad.com.ar >  _Artículos y Documentos de Seguridad

Canales Técnicos de Seguridad: Servicios de Vigilancia y Seguridad Privada

Servicios de Vigilancia y Seguridad Privada
     
Servicios de Vigilancia y Seguridad Privada
Seguridad Privada: Personal de Seguridad
Obligaciones.

El personal de seguridad privada tendrá obligación especial de auxiliar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones, de prestarles su colaboración y de seguir sus instrucciones en relación con las personas, los bienes, establecimientos o vehículos de cuya protección, vigilancia o custodia estuvieren encargados (artículo 1.4 de la LSP).
 
En cumplimiento de dicha obligación y de lo dispuesto en la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, deberán comunicar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, tan pronto como sea posible, cualesquiera circunstancias o informaciones relevantes para la prevención, el mantenimiento o restablecimiento de la seguridad ciudadana, así como todo hecho delictivo de que tuviesen conocimiento en el ejercicio de sus funciones.
 
Principio de actuación: el personal de seguridad privada se atendrá en sus actuaciones a los principios de integridad y dignidad; protección y trato correcto a las personas, evitando abusos, arbitrariedades y violencias y actuando con congruencia y proporcionalidad en la utilización de sus facultades y de los medios disponibles (artículo 1.3 de la LSP).
 
El personal de seguridad privada habrá de portar su tarjeta de identidad profesional y, en su caso, la licencia de armas y la correspondiente guía de pertenencia siempre que se encuentre en el ejercicio de sus funciones, debiendo mostrarlas cuando fueren requeridos para ello.
 
El personal de seguridad privada no podrá intervenir, mientras esté ejerciendo las funciones que le son propias, en la celebración de reuniones y manifestaciones ni en el desarrollo de conflictos políticos o laborales, sin perjuicio de mantener la seguridad que tuviere encomendada de las personas y de los bienes.
 
Tampoco podrá ejercer ningún tipo de controles sobre opiniones políticas, sindicales o religiosas, o sobre la expresión de tales opiniones, ni crear o mantener bancos de datos con tal objeto.
 
Tendrá prohibido comunicar a terceros cualquier información que conozcan en el ejercicio de sus funciones sobre sus clientes, personas relacionadas con éstos, así como los bienes y efectos que custodien.
 
Para garantizar la seguridad, solamente se podrá utilizar las medidas reglamentadas y los medios materiales y técnicos homologados, de manera que se garantice su eficacia y se evite que produzcan daños o molestias a terceros.
 
De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, corresponde al Cuerpo Nacional de Policía el control del personal y medios en materia de seguridad privada, vigilancia e investigación.
 
 
 
Habilitación.

Únicamente pueden realizar actividades de seguridad privada y prestar servicios de esta naturaleza las empresas de seguridad y el personal de seguridad privada, que estará integrado por los vigilantes de seguridad, los jefes de seguridad y los escoltas privados que trabajen en aquéllas, los guardas particulares del campo y los detectives privados.
 
 Para el desarrollo de sus respectivas funciones, el personal de seguridad privada habrá de obtener previamente la correspondiente habilitación del Ministerio del Interior, con el carácter de autorización administrativa, en expediente que se instruirá a instancia de los propios interesados.
 
Para la habilitación del personal de seguridad privada, los aspirantes habrán de cumplir los requisitos generales y específicos exigidos reglamentariamente, cursar los módulos de formación establecidos y superar las pruebas oportunas que acrediten los conocimientos y la capacitación necesarios para el ejercicio de sus funciones.
 
La obtención de la habilitación y, en todo momento, la prestación de los servicios requerirá la concurrencia de los requisitos reglamentarios. La habilitación obtenida para el desarrollo de sus respectivas funciones se documentará mediante la correspondiente tarjeta de identidad profesional.
 
Los vigilantes de seguridad y los guardas particulares del campo en sus distintas modalidades habrán de disponer, además, de una cartilla profesional y, si pudieran prestar servicios armados, de una cartilla de tiro, que deberán permanecer depositadas en la sede de la empresa de seguridad en la que presten sus servicios.
 
A efectos de habilitación y formación, se considerarán:
1.       Los escoltas privados y los vigilantes de explosivos y sustancias peligrosas como especialidades de los vigilantes de seguridad.
2.       Los guardas de caza y los guardapescas marítimos como especialidades de los guardas particulares del campo.
3.       Los directores de seguridad como especialidad de los jefes de seguridad.
 
La pérdida de alguno de los requisitos indicados producirá la cancelación de la habilitación, que será acordada por el Ministro del Interior, en resolución motivada dictada con audiencia del interesado.

La inactividad del personal de seguridad por tiempo superior a dos años exigirá la acreditación de los requisitos iniciales así como la superación de las pruebas específicas que para éste supuesto se determinen por el Ministerio del Interior.

Las funciones de escolta privado, vigilante de explosivos y detective privado son incompatibles entre sí y con las demás funciones de personal de seguridad privada aun en los supuestos de habilitación múltiple. Tampoco podrá compatibilizar sus funciones el personal de seguridad privada, salvo los jefes de seguridad, con el ejercicio de cualquier otra actividad dentro de la empresa en que realicen sus servicios.
 
 
 
Instructores de tiro.

Aunque no está reconocido propiamente como personal de seguridad privada, consideramos adecuado referirlo tanto por la importancia que está adquiriendo recientemente con su presencia en los ejercicios de tiro como por el papel que está llamado a desempeñar en el adiestramiento del personal en el uso y manejo de las armas.

En las galerías autorizadas de tiro en que se lleven a cabo los ejercicios de tiro, tanto si son propias como si son ajenas a las empresas de seguridad, los vigilantes de seguridad, escoltas privados y demás personal de seguridad privada habrán de realizar las prácticas de manejo y perfeccionamiento en el uso de armas, siempre ante la presencia y bajo la dirección del jefe de seguridad o de un instructor de tiro, ambos de competencia acreditada.

Los ejercicios de tiro, sean de entrenamiento o de calificación, del personal de seguridad privada, serán dirigidos por instructores de tiro de acreditada competencia o por los Jefes de seguridad de las empresas si estuvieran habilitados para ello.

La Resolución de 28/02/1996, de la Secretaria de Estado de interior, por la que se aprueban las instrucciones para la realización de los ejercicios de tiro del personal de seguridad privada, también contempla la habilitación para las funciones de instructor y director de tiro, así como el mantenimiento de dicha aptitud y capacidad.

La competencia a que se refieren los párrafos anteriores deberá ser acreditada ante la Guardia Civil, mediante un examen que se realizara en la Unidad o Centro de Enseñanza que la dirección General designe, sobre un programa confeccionado al efecto, habilitándose como instructores de tiro a aquellos que lo superen expidiendo la acreditación correspondiente.

Esta habilitación permite a sus titulares la utilización eventual de cualesquiera de las armas participantes en los ejercicios, exclusivamente a efectos de comprobación de su buen estado de funcionamiento, adiestramiento de tiradores y realización de las pruebas de aptitud, y precisamente en los lugares destinados a ello.

La función de estos instructores, que podrán o no pertenecer a las empresas, será dirigir las practicas y perfeccionamiento en el manejo de las armas del personal de seguridad privada, comprobar que se realizan los ejercicios con arreglo a las normas, atendiendo las interrupciones que se produzcan, comprobar y anotar los resultados y en general todo lo que implique el buen desarrollo de los ejercicios de tiro.

La habilitación de los instructores de tiro podrá ser retirada o suspendida cuando, a juicio del personal de la Guardia Civil que realiza las labores de supervisión, los interesados no lleven a cabo su labor con suficiente competencia y cuando falseen o permitan falsear, total o parcialmente, las normas de realización de los ejercicios o las puntuaciones obtenidas.
Las suspensiones llevaran consigo la retirada de la acreditación.

     
     
     
     
     
     
     
 
 
 
© 2006 - 2008 Guía de la Seguridad.com.ar - All Rights Reserved | info@guiadelaseguridad.com.ar
 
El portal de profesionales, empresas y productos de seguridad.
 
CONTACTO | AVISO LEGAL | SITE MAP | PUBLICITE