CONTACTO | AVISO LEGAL | SITE MAP | PUBLICITE

  Guía de la Seguridad.com | Control de Accesos

 

 
 

Guia de la Seguridad | Control de Accesos

 
Guia de la Seguridad.com.ar >  _Artículos y Documentos de Seguridad

Canales Técnicos de Seguridad: Control de Accesos

Control de Accesos
 
 
 
 
Control de Accesos de Personas
 
 
Puertas de Acceso
 
 
 
 
 
Generalidades.

Las puertas, podemos afirmar, es el medio de control de accesos de uso generalizado que se halla implantado en multitud de espacios o recintos y sobre el que se implementan medios complementarios de seguridad. La puerta es el componente básico para impedir la intrusión por las aberturas que puedan presentar las paredes. Por ello es imprescindible aplicarles métodos y sistemas para controlar el acceso, ya sea de personas o de vehículos.
Existe gran diversidad de puertas susceptibles de ser utilizadas en el cerramiento de espacios, exteriores o interiores, y que, consecuentemente, colaboran en las tareas de control de acceso de personas a dichos recintos.
Con el objetivo de incrementar su eficacia y fiabilidad en la acción protectora suelen equiparse con medios electrónicos complementarios (contacto magnético, sensor inercial, microcontactos, cerraduras especiales, etc.) encargados de detectar y comunicar las variaciones o modificaciones que produzcan sobre el elemento físico.
Asimismo es factible supeditar las operaciones de apertura y cierre al reconocimiento practicado por sistemas electrónicos de identificación (lectores, biométricos o teclados), vigilancia óptica, detectores de metales, pulsadores manuales, etc.
Los componentes principales de la puerta son:
  • Marco o cerco: elemento fijo que se afianza en el muro, pared o estructura portante.
  • Hoja o bastidor: elemento móvil (una o dos hojas) que se encaja en el marco. Está constituida por el material básico de construcción: madera, metal (hierro, aluminio), vidrio, PVC, etc.
  • Herrajes o bisagras: elementos que sujetan las hojas al marco.
  • Cerradura, caracterizada por ser el elemento que facilita el bloqueo y desbloqueo de los mecanismos de apertura y cierre.
  • Guías de deslizamiento y topes: regulan el recorrido y disposición espacial del elemento.
  • Manilla o manija: elemento que facilita la operación manual de apertura o cierre.
 
La NBE-CPI 96 nos recuerda que las puertas de salida serán abatibles con eje de giro vertical y fácilmente operables, debiendo las previstas para la evacuación de más de 100 personas abrir en el sentido de la evacuación.
 
 
 
Clasificación.

Existe gran diversidad de puertas susceptibles de ser utilizadas en el cerramiento de edificios o inmuebles y, consecuentemente, podríamos hacer múltiples clasificaciones en función de los criterios estimados a la hora de su elección: fabricación, operatividad, usuarios, resistencia, etc.
 
Entre las posibles clasificaciones enumeramos las siguientes teniendo en cuenta ciertos criterios:
1.       Considerando el modo de apertura o cierre:
§         Puertas manuales: maniobrables por fuerza personal.
§         Puertas automáticas: operación por medio de automatismos.
2.       Por el tipo de usuarios: puertas peatonales, habilitadas para el acceso de personas y son las más implantadas.
3.       Por su forma de apertura y cierre:
§         Puertas y cancelas pivotantes: abatibles, de vaivén o giratorias.
§         Puertas suspendidas seccionales o rápidas.
4.       Puertas y cancelas deslizantes:
o        Corredera: curva, recta o tangente.
o        Extensible: telescópica, plegable, reja extensible, plegable compuesta.
5.       Por su resistencia: puertas corrientes, de seguridad, blindadas, acorazadas.
6.       Según el material de fabricación: de madera, de plástico, de vidrio, metálicas, de PVC, etc.
7.       Por su ubicación: para garajes, locales, comunidades, naves industriales, comercios, etc.
8.       Según otras características: puertas de una hoja o doble hoja, puertas cortafuego, puertas de evacuación, etc.
 
 
 
.
Puertas automáticas.

Referente a éstas, la NBE-CPI 96 determina en el artículo 8.1.b) que "las puertas de apertura automática dispondrán de un sistema tal que, en caso de fallo del mecanismo de apertura o del suministro de energía, abra la puerta e impida que ésta se cierre, o bien que, cuando sean abatibles, permita su apertura manual. En ausencia de dicho sistema, deberán disponerse puertas abatibles de apertura manual que cumplan las condiciones indicadas en el párrafo anterior".
 
El mercado nos ofrece gran variedad de diseños para los diferentes tipos de puertas automáticas (batiente, deslizante,...) y, con la intención de concretar, exponemos las características principales de estos elementos empleados habitualmente en controles de accesos:
  • Control del sistema por medio de controlador electrónico o microprocesador.
  • Activación de apertura por detección de presencia, pulsación manual de interruptor, código en teclado, vinculación a tarjeta o biométrico, etc.
  • Programación de los ciclos de apertura, permanencia y cierre.
  • Cierre automático temporizado tras apertura o vinculado a sensor, manual, cierrapuertas, etc.
  • Velocidad de desplazamiento regulable, pudiendo ser distinta en la apertura o cierre.
  • Operación de modo silencioso.
  • Bloqueo del acceso en casos específicos: código erróneo, detección de intrusos, "anti-passback",...
  • Posibilidad de apertura manual en caso de fallo en el suministro de energía, avería, emergencia,...
  • Dispositivo de para mantener la apertura en determinados casos: incendio, evacuación, horas de máxima afluencia, etc.
  • Supervisión y programación del sistema por medio de terminales portátiles o aplicaciones informáticas.
  • Integración con otros sistemas de protección: contra incendio, intrusión, atraco y robo, etc.
  • Posibilidad de añadir detección de obstáculos, que provocaría la interrupción instantánea del proceso.
  • Los componentes, accesorios y mecanismos de las puertas no deben suponer un riesgo para la circulación y seguridad de los ocupantes.
 
 
 
 
Puerta peatonal deslizante.

Sistema utilizado para facilitar la apertura y cierre de puertas, frecuentemente deslizantes de cristal, en locales de gran afluencia de personas sin requerir una atención constante.
Las puertas correderas pueden ser simples o de doble hoja y telescópicas simples o de doble hoja, etc. en configuración longitudinal, pero también existen modelos de puertas correderas curvas para configuraciones semicirculares.
 
Entre sus características principales podemos citar:
  • Funcionamiento automático y autónomo.
  • Control por microprocesador.
  • Programación de la velocidad de apertura y cierre (regulable).
  • Fijación del tiempo de permanencia abierto.
  • Detección por medio de detector de movimiento, infrarrojo, microondas, fotocélula, etc.
  • Sistema de autodiagnóstico continuo.
  • Dispositivo de seguridad contra el aplastamiento de usuarios entre dos hojas o puerta y marco.
  • Dispositivo de bloqueo/desbloqueo manual y antipánico en determinadas circunstancias.
  • Sistema de alimentación ininterrumpida.
  • Operación de modo silencioso.
  • Puede integrarse en sistemas de control de acceso y monitorizarse el estado de la puerta.
  • Posibilidad de vinculación con detectores, pulsadores, sistemas de alarma, tarjetas, biométricos, etc. para asegurar el bloqueo o desbloqueo del acceso.
  • Otros aspectos a considerar: motor, dimensión y altura del acceso, peso de las hojas, materiales de construcción, accesorios (cerradura, llave, pulsadores, mando a distancia,...), alimentación, consumo, etc.
  • Las aplicaciones más habituales han sido en centros comerciales, estaciones, comercios, oficinas, etc.
 
 
 
 
Automatismos para puertas.

Los automatismos o accionamientos son dispositivos que se emplean para automatizar las funciones inherentes a puertas (abrir y cerrar).
  • Los hay de diferentes tipos (electromecánicos, hidráulicos,...) con posibilidad de funcionamiento en dos modalidades: apertura y cierre por motor o apertura por motor y cierre por resorte.
  • Ciertos equipos se controlan por medio de microprocesador.
  • Temporización de las operaciones de apertura, permanencia y cierre.
  • Accionamiento por detección de presencia, fotocélula, pulsación manual de interruptor, código en teclado, vinculación a tarjeta o biométrico, etc.
  • Velocidad de desplazamiento regulable, pudiendo ser distinta en la apertura o cierre.
  • Operación de modo silencioso.
  • Posibilidad de añadir detección de obstáculos o dispositivo antiaplastamiento, que provocaría la interrupción instantánea del proceso.
  • Pueden disponer o carecer de bloqueo.
  • Posibilidad de contar con reductor de velocidad al finalizar su recorrido de apertura o cierre.
  • Deben permitir la apertura manual en determinados casos: falta de corriente, avería, emergencia, etc.
  • Distintos diseños para acoplar a diferentes tipos de puertas: deslizantes, batientes,... y en función del uso: residencial, industrial o intensivo.
  • Posibilidad de adaptación a puertas nuevas y modelos existentes.
  • Conveniente que incorpore fuente de alimentación de emergencia.
 
 
 
Accesorios.

Los accesorios más comunes en una puerta son:
  • Cierrapuertas: dispositivo que asegura el cerramiento de la puerta. Pueden ser aéreos, de suelo, con retención mecánica o electromagnética, vinculado a detector de incendio, etc.
  • Retenedor electromagnético: mantiene la puerta en posición de apertura hasta que es desbloqueado.
  • Dispositivo antipánico: habitualmente, en forma de barra que se acopla a una altura intermedia de la puerta y se acciona pulsando de arriba hacia abajo, permitiendo la apertura rápida y sin dificultad en el sentido de evacuación.
  • Automatismos de apertura y cierre: estos dispositivos se emplean para automatizar las funciones inherentes a puertas (abrir y cerrar). Pueden ser electromecánicos, hidráulicos, etc., controlados desde central, activados por proximidad, disponer o no de bloqueo y reducción de velocidad al finalizar la apertura o cierre, temporizados, etc.
  • Detector de presencia, que puede realizar funciones como activar la apertura de la puerta o activar un emisor de señales acústicas que alerte de la presencia de personas (en comercios, por ejemplo).
  • Pulsador de desbloqueo de los automatismos de cierre.
  • Amortiguador de final de cierre: impide el golpeo violento al acoplarse al marco.
  • Contactos o microcontactos para indicar el estado de la puerta: constar de dos, tres o cuatro pistones retráctiles que cambian su posición en función de la distancia entre marco y puerta.
  • Sistemas de cerraduras y contracerradura de distintos tipos y prestaciones.
  • Pasacables blindados o flexibles: se colocan para proteger los cables en el recorrido de giro que debe respetarse entre paredes y puertas.
  • Visor de cristal: elemento vidriado, de diferentes formas (redondo, cuadrado, rectangular) y tamaños que permite observar la situación en el lado opuesto.
  • Escudos convencionales o de seguridad, con protección anti-taladro y anti-mordaza.
  • Múltiples opciones en escudos, manillas y pomos.
  • Acabados múltiples en cuanto a colores, textura, imprimaciones, recubriéndoos, etc.
  • Los componentes, accesorios y mecanismos de las puertas no deben suponer un riesgo para la circulación y seguridad de los ocupantes.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
     
     
     
     
     
     
     
     
 
 
 
© 2006 - 2008 Guía de la Seguridad.com.ar - All Rights Reserved | info@guiadelaseguridad.com.ar
 
El portal de profesionales, empresas y productos de seguridad.
 
CONTACTO | AVISO LEGAL | SITE MAP | PUBLICITE